Un tatuaje ha dejado de ser algo impresionante. No en vano, casi todo el mundo tiene uno, aunque sea minúsculo y en lo más recóndito del cuerpo. Los expertos en depilación láser en Ávila conocemos un dato que explica, en parte, este fenómeno: transcurridos cinco años, más del sesenta por ciento se arrepienten de su tatuaje. El razonamiento es claro: si puedo quitármelo ¿por qué no voy a hacérmelo?

En este post, queremos despejar posibles dudas acerca de la eliminación con láser de tatuajes. Presta atención.

En primer lugar, debes saber que, por mucho que se haya extendido la creencia contraria, la eliminación que llevamos a cabo los profesionales de la depilación láser en Ávila es totalmente definitiva. Lo primordial, en este tema, es que tengas claro que no existen cremas milagro y que algunos sistemas hasta pueden poner en peligro tu salud. El único método totalmente seguro es el láser.

Tampoco es cierto que necesites muchas sesiones para completar el proceso. El número exacto dependerá de factores como la antigüedad, la técnica del dibujo o la cantidad de tinta empleada. En este sentido, mucha gente piensa que los colores claros son los más sencillos de borrar, cuando la realidad es totalmente opuesta. De hecho, si tienes la piel pálida y un tatuaje oscuro, tu caso estará entre los más asequibles; pigmentos como el rosa, el amarillo o el blanco (más afines al tono de la piel) son los más complicados de remover.

"Duele mucho y deja cicatriz". Otras dos falsedades. La intensidad del dolor variará en cada persona y, como esta técnica va dirigida hacia la capa secundaria de la piel, la posibilidad de que te queden señales es mínima.

Así que ya lo sabes: tampoco los tatuajes son para siempre. Por eso, si necesitas nuestros servicios, para esta o cualquier otra cuestión, en Láser & Más te ofrecemos la máxima profesionalidad. ¡Visítanos!